Qué funciones desempeña un detective privado

Las funciones que lleva a cabo un detective privado se podrían resumir en la vigilancia, la obtención de información, asuntos privados y seguimientos, aportando pruebas y hechos físicos. Según el Artículo 101 del Real Decreto 2364/1994 aprobado por el Reglamento de Seguridad Privada, un detective privado está obligado a utilizar todos los medios y métodos posibles siempre que estén dentro del marco legal, y quedando totalmente prohibido la invasión de la intimidad y el espacio privado de la persona investigada.

¿Qué funciones desempeña un detective privado?

Un detective privado solo puede investigar asuntos privados, los delitos que afecten a la seguridad pública son exclusivamente competencia de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, como la Policía. Un requisito indispensable es la obtención de la Tarjeta de Identidad Profesional de Detective Privado.

Cada vez más particulares y empresas recurren a detectives privados

Cada vez se está expandiendo más la practica de la contratación de detectives privados para la realización de investigaciones, ya sea por intereses personales o laborales. Las estafas a empresas y engaños entre gente con cierta relación personal han provocado la contratación de detectives privados en la mayoría de los casos, que tienen la posibilidad de investigar el ámbito económico, laboral, mercantil, financiero, y en general a la vida personal, familiar o social, a excepción de la que se desarrolle en los domicilios o los espacios privados.

Es por ello por lo que se han llegado a especializar algunos detectives privados en asuntos como divorcios y estafas a empresas.

Funciones de un detective privado

  • la investigación de infidelidades y gestiones relacionadas con la separación/divorcio.
  • investigaciones laborales (absentismo, baja productividad, bajas fingidas, etc.).
  • investigación de curriculums (baja productividad, duplicidad de empleos, etc.).
  • investigación de convivencia de hecho, robos y hurtos en las empresas.
  • localización de morosos.
  • investigación de insolvencias fingidas, quiebras y suspensiones de pago, bien sea de personas físicas o entidades jurídicas, participaciones en sociedad, etc.
  • localización de personas desaparecidas, así como seguimientos a personas.
  • seguridad informática e informática forense (la procedencia de un mail, rastreamiento del origen de una página web, recuperación de archivos borrados, robo o fuga de información, temas de plagios de contenido, softwares o robo de códigos de una fuente web, etc.).
  • servicios especiales a empresas.
  • investigación de los antecedentes de una persona con el objetivo de conocer su situación financiera, personal o profesional.
  • intrusismo laboral o profesional.
  • localizar bienes sustraídos o perdidos.
  • investigación de servicios que estén relacionados con la competencia desleal.
  • fingimiento de una invalidez.
  • investigación de actos vandálicos y buena vecindad.
  • obtenciones de pruebas que se pueden aportar en un proceso judicial.
  • investigación de arrendamientos y subarrendamientos urbanos indebidos.
  • investigación de conductas anómalas por parte de los hijos (conductas delictivas, bandas, sectas, consumo de drogas, malas compañías, etc.).
  • investigación de los fraudes cometidos contra las compañías aseguradoras como robos, siniestros distintos, etc.
  • fraudes civiles, laborales y comerciales.
  • Colocación de micro-cámaras en empresas para investigar los comportamientos de sus empleados o trabajadores con conductas sospechosas.
  • Investigación de testimonios de testigos en los juicios para evitar la parcialidad o falso testimonio en el proceso judicial.

El proceso de investigación privada

Una vez realizadas la investigación o investigaciones pertinentes para la que se han contratado los servicios del detective, este debe realizar un informe en el que se recojan por escrito todas las incidencias y hechos que hayan averiguado en el trascurso de la investigación, aportando documentación o presupuestos conseguidos y todas las pruebas fotográficas y/o visuales que hubiesen captado, quedando reflejadas en ellas la hora y fecha en las que fue obtenida cada prueba.

Los informes realizados por los investigadores tienen la obligación de ser totalmente imparciales y objetivos, sin estar vinculados con el encargo del cliente. Es por ello por lo que los honorarios de un investigador privado dependen del tiempo que tenga que emplear en dicha investigación, no en función del resultado que el cliente obtenga de la misma. En los casos de que el informe sea presentado en un juicio o proceso judicial es obligada la ratificación judicial, y quedando invalidado el informe en el caso de que no la tuviese.

Todo el proceso de la investigación y la información obtenida en ella será mantenido siempre bajo estricta confidencialidad por parte del profesional, estando totalmente prohibida la difusión de cualquier tipo de información relacionada con la investigación durante el trascurso de la misma.

Los detectives privados responderán civilmente de las acciones u omisiones que hayan llevado a cabo durante la ejecución de sus servicios, según queda reflejado en el Artículo 110 del RSP. Además, el Intrusismo Laboral por parte de alguien que ejerza los servicios laborales de un detective privado sin poseer el correspondiente título académico expedido o reconocido por la legislación vigente, será condenado según el Artículo 403 del Código Penal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *