COMO DETECTAR Y DENUNCIAR LAS BAJAS LABORALES FINGIDAS

En España el absentismo laboral resulta extremadamente caro a las empresas y administraciones, y es por esta razón que se recurre cada vez más a agencias de detectives privados para detectar y denunciar las bajas laborales fingidas que cuestan un dinero innecesario a las empresas cada año. Estamos hablando de un gasto de seiscientos cincuenta millones de euros mensuales que cuestan este tipo de estafa a las empresas españolas, y que debe asumir dicho cargo la Seguridad Social debido a los numerosos casos existentes cada día de bajas laborales, muchas de las cuales son fingidas.

COMO DETECTAR Y DENUNCIAR LAS BAJAS LABORALES FINGIDAS

Es indiscutible que la baja laboral es uno de los derechos más relevantes para el trabajador que se encuentra dado de alta en el sistema nacional de empleo, y que le garantiza al trabajador percibir parte de su salario ante la incapacidad temporal y que, en tiempos de crisis, ha dado paso a las bajas laborales fingidas. Ha llegado a ser un problema que ha ido creciendo desde hace algunos años hasta ahora, y cuya investigación y detección ha llegado a convertirse en parte de la rutina diaria de muchas agencias de investigación privada.

Más allá de las posibles situaciones económicas y/o familiares que pueden llegar a desencadenar esta mala práctica, la realidad es otra mucho más compleja: existen auténticos expertos en este tipo de fraudes a la Seguridad Social y a las empresas. Este tipo de prácticas tiene un fin muy concreto, y no es otro que fingir una supuesta baja médica (de cualquier tipo y en cualquier lugar) con el objetivo de desembolsarse esa parte económica que le corresponde a ese trabajador por derecho y por convenio (en la inmensa mayoría de los casos). En función de la empresa afectada y del puesto que ocupe esa persona de baja dentro de la empresa, afectará en mayor o menor medida a la empresa contratante.

Y mucha gente se preguntará como puede suceder esto si se supone que los médicos no mienten. Pues esto sucede mucho sobre todo en lesiones que no se observan de manera directa o a través de pruebas de una forma clara. En muchos casos una persona puede acudir a 3 médicos distintos y que le den 3 diagnósticos diferentes para la misma lesión. No es cuestión de mala fe por parte de los médicos, puesto que estos no lo hacen con mala intención ni por falta de conocimientos, sino simplemente de buena fe y de lo mucho que aún sigue dependiendo el diagnóstico de según qué problemas de las entrevistas con el paciente.

Si es cierto que las roturas de huesos o las enfermedades “de toda la vida” (como son la gripe A, hepatitis, tuberculosis, ect.) se encuentran entre las más usadas por los estafadores de bajas en empresas, son cada vez más frecuentes encontrar casos de falsos enfermos de cáncer o incluso de embarazadas con supuestos problemas que resultan ser ficticios que se benefician de una baja laboral falsa.

INFORMAR E INVESTIGAR DE UNA BAJA LABORAL FALSA

El principal problema al que se enfrenta un empresario cuando se detecta un posible caso de fraude en una baja laboral fingida es que no es posible ejercer una presión directa sobre el propio trabajador para conseguir que diga la verdad. El presionar al trabajador para ello podría incluso llegar a ser causa de delito.

Llegados a este punto, la mejor opción que tiene el empresario es la de contratar los servicios de un detective privado que sea capaz de comprobar que la estafa por parte de su trabajador es real y de corroborarlo (con pruebas gráficas y documentales) que esa persona en cuestión no tiene ningún problema médico que le imposibilite el acudir a su puesto de trabajo.

SOSPECHAS

Una de las causas de sospecha por parte del empresario es las bajas de manera sistemática de un trabajador. Algunas de las lesiones más comunes de bajas sistemáticas y por las que se debe sospechar son:

  • Lumbalgia: a todo aquel mayor de 30 años le ha dolido la espalda alguna vez en su vida laboral, pero ¿tanto como para que le impida acudir a su puesto de trabajo?
  • Cervicales: este es un clásico, el “latigazo cervical”. Se trata de una de las lesiones más complicadas de descartar. El alta o la baja suele depender más de un baremo estadístico que de una prueba objetiva.
  • Depresión: Aunque es una de las “enfermedades” más complicadas de demostrar que un trabajador está fingiéndola, se puede demostrar.
  • Compruebe su entorno: si cuenta con familiares de dicho trabajador en su empresa, que coincida que los dos trabajadores se den de baja al mismo tiempo puede deberse a eventos sociales programados.
  • Conflictos previos o cambios de horarios: muchos trabajadores utilizan la baja laboral como una “venganza” ante una supuesta afrenta o por cambio de un horario o de un lugar de trabajo. Suelen ser los más sencillos de destapar gracias a su prepotencia, que les hace cometer errores.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *