ACERTIJOS DIGNOS DE UN DETECTIVE

ACERTIJOS DIGNOS DE UN DETECTIVE

¿Tienes alma de detective? ¿Te gustaría dedicarte a ello?  Te proponemos una serie de acertijos para que puedas ponerte a prueba y saberlo. Quién sabe, quizás la tarea te resulte imposible o por el contrario, pan comido. ¡Sigue leyendo!
¿Cuántos eres capaz de descifrar por ti mismo? Si no lo consigues, al final del texto encontrarás las soluciones de los siguientes acertijos. ¡Agudiza tu ingenio!

El prisionero

Una vez en una prisión, había un prisionero al cual, como forma de premiar su buena conducta, se le iba a otorgar la oportunidad de quedar en libertad.

Para decidir si se le liberaba o no, éste tendría que extraer una bolita de una caja con un total de 9 bolitas negras y una blanca. Solo si sacaba la bolita blanca a la primera, se ganaría su deseada libertad.

Al alcaide en cambio, no le apetecía liberarlo pues lo odiaba, así que puso simplemente 10  bolitas negras en el interior de la caja. El prisionero, que sabía lo odiado que era por el alcaide, no confiaba en él y suponía que la caja sólo contendría bolitas negras.

Cuando llegó el momento en el que el prisionero tenía que sacar una sola bolita, jugándose su libertad a una sola oportunidad de tener suerte, sacó una bola y al día siguiente estaba en libertad.

¿Cómo lo hizo el prisionero para quedar libre, si todas las bolitas eran negras?

La nota encriptada

El detective Manuel Hernández, uno de los más experimentados de la agencia, entró a una habitación donde estaba escondida una documentación altamente secreta. Para ello utilizó una llave codificada y al entrar, vio una nota encriptada que le había dejado su compañero de la misma agencia, Antonio Ramírez, quien había estado anteriormente investigando el caso.

Al observar la nota, leyó un mensaje que decía:

OIDU TSEL ENEA RBMO FLAA JAB ED

Utilizando su gran experiencia como detective, y las estrategias que había aprendido durante su formación, Manuel Hernández fue capaz de descifrar el mensaje y encontrar la solución.

¿Dónde estaban escondidos los documentos?

El profesor

Un día en un colegio, un nuevo profesor probó la inteligencia de sus alumnos retándolos a adivinar su nombre, que estos desconocían por completo. Así, les dijo, os dejo las siguientes líneas de símbolos.

La primera, siguió el maestro, corresponde a mi nombre de pila, la segunda a mi mes de nacimiento, y la tercera, a mi signo del zodiaco.

¿Cómo se llamaba este profesor? ¿En qué mes nació y, cuál es su signo del zodiaco?

El telegrama de Mario

Mario estaba de viaje de negocios en un país exótico. En el hotel, le pide a la recepcionista enviar un telegrama a una persona muy importante, y que este debe llegar exactamente el 15 de abril.

La recepcionista le dice que lo hará sin problema, pero le insiste en que solo puede usar las siguientes palabras para enviarlo: campana, salud, ceniza, corte, familia, libertad, parti, aleli, duermo, dardo y coche.

Mario, tras pensar varias veces, envía el siguiente telegrama:

Familia Coche Libertad Aleli Ceniza Parti Dardo Campana Duermo Corte Salud

¿Cuál es el mensaje tan importante que envió Mario? Pista: el mensaje se lo envía a su hijo.

Soluciones

El prisionero: el preso era más listo que el alcaide, así que delante de la gente extrajo una bolita y cerró la mano sin mostrar la que había sacado. Entonces dijo al resto de los presentes: “anoche soñé con que sacaba la bolita blanca y estoy seguro de ello. Tanto que no necesito ni mirarla porque fue un presentimiento divino. Por favor alcaide, antes de abrir mi mano, muéstrales a todos que solo quedan 9 bolitas negras en la caja. Entonces el alcaide las mostró y lo liberó de inmediato para que no viesen que era un tramposo.

La nota encriptada: la nota decía “Debajo de la alfombra en el estudio”, se desvela al leer en sentido contrario la frase que le dejó su compañero, olvidando los espacios.

El profesor: la tercera línea, al ser la del horóscopo, solo puede ser ‘sagitario’, ya que es el único signo del zodiaco con 9 letras. A partir de ahí se pueden descifrar las líneas anteriores, sustituyendo los símbolos de la tercera línea por las letras correspondientes de la palabra sagitario.

El telegrama de Mario: Mario quería felicitar a su hijo por el día de su cumpleaños, por eso necesitaba que llegase exactamente el mencionado día. La palabra ‘felicidades’ se obtiene tomando la primera letra de la primera palabra y la última de la segunda. Así sucesivamente con las restantes.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *